Despidiendo el 2012 en Asiana y La rue

 

 

Los dias previos a la Navidad son los que más como del año… y eso que me prometo a mí misma controlarme para las comidas y cenas familiares… Imposible, control es una palabra que no entra en mi vocabulario…

Como normalmente en Navidad recurrimos a la comida “tradicional” navideña, me apetecía algo diferente y  decidimos comer en La Rue (http://es-es.facebook.com/pages/Cr%C3%AAperie-La-Rue/118120001543910) un local pequeño, con mucho encanto, en Malasaña ( es increíble la cantidad de restaurantes, tiendas y bares que están brotando en esta zona, da gusto pasear y descubrir).

Me comí el crêpe “Fele” en honor al dueño de la creperie, el actor Fele Martínez, con morcilla, cebolla caramelizada, manzana y queso (muy rico Fele, gran elección) y de postre crêpe de dulce de castaña con plátano.

Tienen una carta muy variada y los crêpes a precios muy razonables.Lo recomiendo sin duda, para comer de manera informal o hacer una parada en medio del shopping navideño.

Sorprende el ingenio y el buen gusto de los españoles en tiempos de crisis, poder pasear por Madrid en uno de estos días soleados que no parecen precisamente navideños y quedarme pegada de escaparate en escaparate sorprendida con los pequeños comercios de ropa y accesorios de diseñadores autónomos, nuevos bares y restaurantes  e incluso nuevas tiendas de alimentación tipo gourmet… ¡Como me gusta descubrir y como me gusta Mañasaña!.

Para cenar con unos de nuestros mejores amigos elegí el Asiana, un restaurante que es un anticuario y en el que se puede comparar todo el mobiliario. Cocina asiática fusión de autor (http://www.restauranteasiana.com/). La comida es exquisita, el local es muy especial, muy bien iluminado y muy intimo con una distribución de mesas que aporta intimidad (nuestros amigos tenían grandes noticias que darnos y agradecimos poder expresar nuestra alegría con toda la efusividad que requería, es lo bueno de la intimidad en los restaurantes 😉 )

Los mejillones y las vieiras de entrante estaban muy jugosos y la salsa en el punto de picante adecuado. Los curris ( rojo y verde) exquisitos y en general calidad y servicio muy buenos.

Lo mejor los postres, absolutamente de autor, muy elaborados y con sabores sutiles. El de sésamo negro delicioso ( aunque la foto no le hace justicia). Una cena inolvidable, Gracias Jesús y Paloma por compartir tantas cosas buenas con nosotros, seguiremos celebrándolo.

 

 

 

Terminamos la gira de Yerma en Castellón y Pamplona y aunque con nostalgia, también con alegría de saber que a partir del 11 de Enero estaremos en el María Guerrero (http://cdn.mcu.es/espectaculo/yerma/). Esta es mi recomendación teatral de la semana ( se están agotando las entradas y aún no hemos estrenado).

 

Y tampoco dejeis de ver la exposición de Louis Bourgeois en La casa encendida. Impresinante lo que hacía esta mujer con más de 80 años, fascinada con sus esculturas de tela y su acuarela del “parto”.

FELIZ NAVIDAD, MIS MEJORES DESEOS PARA EL 2013.

SER FELICES, DISFRUTAR DE LOS MOMENTOS DE ALEGRÍA CON LA FAMILIA Y LOS AMIGOS Y SI PUEDE SER, REIR Y COMER HASTA NO PODER MÁS. ¡QUE APROVECHE!

 

 

 

 

“La azotea” en Sevilla es una Maravilla

Sevilla es una ciudad que enamora, tiene una luz única, rincones con encanto, arte, duende…

Siempre he comido bien en Sevilla, y no soy fácil de contentar… En este viaje he descubierto un restaurante que me habían recomendado muchísimo y agradezco una vez más la insitencia de las recomendaciones. El restaurante LA AZOTEA (https://es-es.facebook.com/azotea.sevilla), la calidad es EXCELENTE, una carta muy amplia, buen producto, muy buen servicio y una cuidada selección de vinos. Lo tiene todo (  falta espacio y más mesas…).

Había tantas cosas que me apetecía probar que decidí elaborar mi propio menú degustación: saquitos brick con queso, puerros y langostino; merluza de pincho con brandada y muselina de ajos; cochinillo a baja temperatura con chutney de piña; tartar de atún rojo, mango, jenjibre y aire del mediterráneo; navajas con habitas baby y hierbabuena y coquinas con alcachofas.

Destacaría el tartar de atún con mango ( muy fresco y en la medida justa de proporciones, la espuma le daba un toque diferente) y las habitas baby con navajas y hierbabuena. Las alcachofas tenían demasiado aceite ( aunque no se si es negativo porque el aceite pedía pan y barquitos…).

No pude probar los postres porque mi menú degustación fue abundate y ya no podía más… pero los vi pasar y tenían muy buena pinta, el próximo viaje dejaremos un hueco para el dulce.

Además de comer, recomiendo alquilar una bicileta ( hay carril bici por toda la ciudad y es muy llana) y a recorrer la ciudad, el parque de Maria Luisa, la orilla del río, la Catedral,  cruzar a Triana… Sevilla no se acaba nunca.

Tuve la suerte de que me invitaran a comer Miguel Narros y Celestino Aranda a su preciosa casa; Salmorejo, postres locales y un menú tipo buffet hecho con cariño (para 20 personas) y eso se nota en el sabor. 

Y para que el viaje sea redondo… un poco de teatro.

El Lope de Vega es mágico, tiene el encanto de los Teatros con solera, con energía de tantas funciones condensadas y el público exigente pero muy agradecido cuando les gusta. Desde aquí GRACIAS sevillanos porque colgar el cartel de “No hay localidades” con los tiempos en los que vivimos y el iva al 21% es

casi una utopía y con vosotros lo

conseguimos.

 

Mi recomendación teatral de la semana es “Los hijos se han dormido” de Daniel Veronese ( en “El Matadero hasta el 9 de diciembre) y luego de gira. Grande ese doctor interpretado por mi queridísimo cachuli, Aníbal Soto y excelentes trabajos de todos los actores (soberbia Susi Sánchez).

EQUEYERMA…..

Hasta pronto, Comer, ser felices e ir al Teatro 🙂